El viaje más largo de Detergente Líquido (por ahora)

Viajar a Barcelona en coche: nuestra pequeña odisea.

Piernas entumecidas, cabezazos de un lado a otro en un intento de buscar apoyo para la cabeza a puntito de entrar en fase REM, restos de patatas fritas en el asiento, sentimiento de apego a las estaciones de servicio…Detergente Líquido ya conoce todos estos síntomas del viajero por carretera, pero el primer fin de semana de Mayo poníamos a prueba nuestro aguante una vez más: tocábamos en Barcelona.

Para el que acabe de llegar a este blog, daré un dato a tener en cuenta para esta historia: somos de Cádiz.

Todo empezó hace unos meses, cuando surgió la oportunidad de participar en el V Cicle Indiscret de la sala Almo2bar. Entonces nos hicimos la gran pregunta: ¿cómo llegamos hasta allí?

Lo primero que se te viene a la mente, en la comodidad de tu hogar gaditano es un vuelo Jerez – Barcelona de Vueling, así, bien apañadito, y plantarte en la Ciudad Condal en menos de dos horas. Pero entonces viene el el resto del grupo y te recuerda que ellos tienen que cargar con los instrumentos, y a ver cuánto cuesta eso.

Tu comodidad, esa bolita de pelo suave y blandita que vive entre tu consciencia y tu subconsciente, te pregunta entonces “¿y en tren? ¿ave Cádiz – Barcelona?”. Ni esa bolita ni tu queréis ver la cruda realidad, la que os va a imponer el bolsillo: vais a ir de Cádiz a Barcelona en coche.

Ruta Cádiz – Barcelona por carretera: Motilla del Palancar

Desde el momento en que los Detergentes encargados de la logística del viaje miraron la ruta en el google maps, la clave del viaje fue un pueblo de Cuenca, Motilla del Palancar, situado justo a mitad de camino.

Y allí nos dirigimos el viernes 5 de mayo después de comer rápidamente tras salir del trabajo.

Peaje hasta Sevilla y paso por Córdoba, camino conocido. Bailén, Guarromán, La Carolina, y abandonamos Andalucía cruzando Despeñaperros. Bye bye Cruzcampo de la buena.

Detergente Líquido camino de Barcelona
Cositas que te parecen bonitas cuando llevas cuatro horas viendo asfalto: una pasarela naranja. Somo felices con poco

Cenamos en ruta, y este viaje empezó a ser el de los bocatas. Hicimos noche en un hostal  y al día siguiente emprendimos el viaje desde Motilla del Palancar a Barcelona.

Barcelona 5
Cosas que hacer al llegar a una estación de servicio: estirar las piernas, comprar patatas fritas y saludar a la cámara de asistencia al aparcamiento

Del albergue Mare de Déu de Monserrat a la Plaça d’En Joanic

Si pensáis que los Detergentes vemos mundo cuando salimos de concierto…bueno, vemos parte del mundo. De Barcelona, en concreto, vimos nuestro albergue y alrededores, la sala Almo2bar donde tocamos y alrededores… y para de contar.

Barcelona 1
Nuestra suite en el albergue Mare de Déu de Monserrat.

Ni Sagrada Familia ni Parque Güell, ni ná de ná. Lo mismo nos ha pasado cuando hemos estado en Madrid, Ciudad Real, y cualquiera de las ciudades donde hemos tocado.

Vamos muchas veces con los minutos contados, y esa noche en Barcelona teníamos algo menos de dos horas para nosotros, así que decidimos pasarlas cenando tranquilamente sin prisas, para variar.

V Cicle Indiscret

La noche empezó con Tremenda Trementina, que le puso ganas y sonó bastante bien, pero no logró arrancarle ni un meneo a un público que parecía clavado al suelo. Eso me hizo temer lo peor.

Si Tremenda Trementina no conseguía hacer bailar al público, ¿lo conseguiría Detergente Líquido?

Ya nos lo avisaron los componentes de Tremenda: el de Barcelona es un público difícil. Y vaya si lo es. Bailar, lo que se dice bailar, no se mueven mucho. Es de agradecer, eso sí, que nos brindaron toda su atención. Nos escuchaban atentos. La noche fue avanzando y el reloj animaba a la gente a entrar en la sala. Los ánimos crecieron, y aunque aquello nunca llegó a parecerse a una pista de baile para acoger a Poesía eres tú, Robocop, al menos ya no era tan frío.

Después de Detergente se subió al escenario Tachenco, y nosotros aprovechamos para atender nuestro pequeño puestecito de merchandising, que por cierto, ya podéis comprar online aquí

El viaje de vuelta

Al terminar Tachenco, recogimos y nos fuimos de vuelta al albergue. Al día siguiente teníamos que levantarnos temprano (muy temprano), para poder llegar a tiempo a nuestra cita en Valencia.  Aunque esa es otra historia.

La aventura terminó en la noche del domingo, en la que llegué a casa dando gracias por mi previsión de haberme pedido el lunes libre.

Ah!, flexibilidad de vacaciones, ¿qué haría yo sin ti? 🙂

Barcelona 6
¡Hasta la próxima!

 

Anuncios

2 thoughts on “El viaje más largo de Detergente Líquido (por ahora)

    1. CItroën AX, buen coche aquel…recuerdo sus asientos sin cinturón y los hilillos de loctite en el salpicadero porque se rajaba con el sol…el hecho de que mi hermano lo recordara como “el coche blanco” siendo originalmente gris da fe de que aguantó lo suyo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s