La música: ¿realidad o postureo?

(Foto de grupo de la sesión del verano del 2016, descartada por exceso de postureo)

Pasión vs. negocio, lo malo de formar un grupo “indie”

Hace tiempo leí un artículo en i-D cuyo título lo dice todo: ¿Cómo se puede vivir de la música en España?

 

Ayer empezaban a compartir en mi red de facebook el artículo de Juan Losa en Público, en el que recogía las palabras que Martí Perarnau (Mucho) había publicado en facebook sobre el postureo y el concepto de éxito. Desafortunadamente, no los seguía cuando las publicó, y ahora no soy capaz de encontrar esa publicación, así que tengo que ceñirme al artículo.

Así que ayer por la tarde todas esas palabras e ideas empezaron a dar vueltas en mi cabeza. No como un plácido tiovivo, sino a velocidad 10 de la Thermomix (esa a la que puedes picar incluso hielo).

En el límite del bien, en el límite del mal

Es verdad que hay quien abusa de la pose, de la foto ideal que no abarca toda la escena y de verdades a medias. Pero ¿hasta qué punto es pose excesiva? ¿Dónde está la linea que separa lo que debe aparecer en la foto y lo que no?

Detergente Líquido somos cinco personas que en distintos momentos de nuestras vidas nos encontramos y empezamos a hacer cosas juntos. Como el que queda los jueves para echar una pachanguita de fútbol, nosotros nos reunimos los miércoles en Villa Destrucción para hacer música.

No sabemos posar, no tenemos un asesor de imagen ni tampoco un estilo destacable. Hace poco, cuando íbamos en el coche, creo que camino de Madrid, lo hablaba con mis compañeros: me subo al escenario con la misma ropa con la que voy al Mercadona, no me pinto y siempre termino con el pelo enredado y recogido en un moño o una coleta que me hago en mitad del concierto… ¿debería cuidar más mi estilo? ¿debería cuidar mi imagen? y habrá quien se pregunte ¿para qué?

Vender, vender, vender

La imagen vende, y queramos o no, necesitamos vender. Ayer mismo Marcos Frías (El Buen Hijo, muy recomendable) publicaba en su facebook “el Marketing me da urticaria”, una frase totalmente comprensible cuando haces algo por pura pasión, “por amor al arte”, nunca mejor dicho.

Pero para hacer cosas chulas, como los conciertos que hemos hecho para presentar el nuevo disco, hace falta dinero, y el dinero se consigue vendiendo. Instrumentos, gasolina, peajes, noches fuera, etc, son un gasto que hay que cubrir. Si tuviéramos millones en nuestra cuenta o en la de nuestros padres no habría problema: nos dedicaríamos a la música sin pensar en el dinero que gastamos. Pero no es así.

Cuando volvemos a casa el domingo después de horas de carretera tenemos que irnos temprano a la cama porque al día siguiente tenemos que fichar en una empresa. Esa que sí nos da dinero, esa a la que vendemos 40 horas semanales de nuestra vida para poder pagar el alquiler, la comida… y la música.

Al final, por muchas ganas que le pongas, siempre aparece el factor económico, SIEMPRE, y la manera de conseguirlo es vendiendo.

Puro marketing, a poder ser digital

Así que nos encontramos en la encrucijada de hacer algo que nos apasiona y tener que venderlo para seguir haciéndolo. ¿Basta con hacer buena música? Sí y no. Hacer buena música  es indispensable, vender es deseable, la pregunta realmente interesante es si la buena música se vende sola. Los productos de apple son buenos, pero la caja y los anuncios son bonitos, puro diseño…puro marketing.

Como vamos justos de dinero, hacemos “marketing digital“, que es la palabra bonita para decir que somos unos pesados en las redes sociales. Ahí entra en juego la imagen: una foto llamativa aumenta las posibilidades de que alguien te escuche y decida pagar una entrada para verte en directo.

¿Qué es una foto llamativa? Depende del público al que te dirijas, pero una imagen cuidada, una aptitud segura, interesante, una situación atractiva, una cara bonita…eso atrae a cualquiera.

Si te haces una foto llamativa, atraerás a más gente, y tal vez alguno pinche en el enlace que le lleva a tu canción, y tal vez alguno la escuche, y tal tez a alguno le guste.

¿Qué es el éxito?

Para nosotros eso es un éxito: que alguien nos escuche y le guste lo que hacemos. Tal vez para alguien que pretenda vivir de la música el éxito sea vender miles de discos. Buena suerte.

Cuando nos presentamos al casting de eurovisión hubo gente que nos descubrió y se convirtió en fan declarado, como fue el caso de nuestra querida McGarH85, que después de escucharnos empezó a hacer campaña a nuestro favor. Ese fue un éxito para nosotros, como el de Nagore, que nos escribió para decirnos que iría a Madrid desde el País Vasco para vernos en directo. Cada persona que nos escribe, cada disco que vendemos, es para nosotros un caso de éxito. ¿Aspiramos a más? Por supuesto, pero no dejamos de valorar uno a uno nuestros seguidores.

Vivir de la música, esa utopía

El artículo de Sara Peláez en i-D de mayo del año pasado lo deja bien claro: vivir de la música no es nada fácil. Los detergentes lo tenemos asumido, y aunque nos encantaría, es algo que no vemos en el horizonte.

Si ya cubrir nuestros propios gastos en los viajes es casi imposible, no hablemos de sacar para vivir. Es aquí donde me surge la duda del huevo y la gallina: ¿jugártela y dejar el trabajo para tocar mucho o conseguir tocar tanto que tienes que dejar el trabajo? y pase lo que pase antes, ¿vas a seguir tocando y ganando tanto cuando pasen dos años de haber dejado el trabajo? Es difícil. A no ser que venga una gran discográfica y te ponga por delante un contrato con el que puedas estar tranquilo por unos años.

En fin, Serafín

En todo esto pensaba yo ayer, momento culmen el de la ducha, en el que se unieron todas las ideas y empezó a gestarse este post.

Todo apunta a que los detergentes seguiremos desesperando a nuestras fotógrafas cada vez que necesitemos fotos nuevas, seguiremos vistiendo nuestros vaqueros y camisetas, y seguiremos haciendo música, todo ello mientras podamos, mientras nos lo sigan permitiendo nuestros trabajos de 8 horas y nuestros bolsillos.

Y el que se crea que esto es un camino de rosas, que todo son noches de conciertos, fiestas, firmar autógrafos y hacerse fotos chulas, que se lea los artículos de Juan Losa en Público y el de Sara Peláez en i-D

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s