Todo mi Sonorama 2016

Entre San Fernando y Aranda de Duero hay unos 800 kilómetros, dependiendo la ruta que elijas, lo que se traduce en unas siete horas y media sin parar de conducir, dependiendo de si ese infierno estival llamado Sevilla tiene trafico denso normal o trafico jodidamente lento (el tráfico fluido no es una opción en este punto).

El viaje lo hice separada de Detergente Líquido, pero también en dos días, empezando el jueves, porque había que estar en el escenario Carson Camping el viernes a eso de las 16:30.

Me uní al grupo el viernes a la hora de comer, y tras mucho pensar ante la variedad de platos en el sitio que elegimos para quitarnos el hambre (hamburguesa o hamburguesa), nos dirigimos al camping del festival.

No voy a volver a hacer referencia a las temperaturas de verano a esas horas en el centro de la península, pero diré que el emplazamiento, rodeados de árboles, ayudaba bastante.

No había prueba de sonido. Esto va así: enchufas, miras que tal, y el técnico ya se encarga. Miedo.

Nos bajamos del escenario porque van a dar las cinco y tiene que empezar el concierto de Nadia Álvarez. Es temprano y la gente está durmiendo la siesta. Pocas personas pululan por allí, me temo que sólo nosotros y los cuatro sin resaca que saben a lo que vienen. Nadia suena muy bien, y poco a poco se va acercando más gente.

Nadia Alvarez
Nadia Alvarez en el escenario Carson Camping

Cuando ella termina llega nuestro turno. La hora de la verdad para mi garganta.

Resulta que, como humana que soy, mi cuerpo espera a que yo coja vacaciones para dar rienda suelta a cualquier enfermedad liviana que haya pillado por ahí, y ¿cuál es la mejor infección que puede pillar una vocalista? exacto, de garganta.

Tres días de vacaciones, tres días de infección y, ¡oh milagro!, tres días callada. Quien me conozca sabrá el esfuerzo que eso supone para mí. A base de automedicarme (son muchos dolores de garganta como para volver a la consulta del médico simplemente a escuchar el “cada ocho horas”) consigo recuperar mi voz.

Resultó que el equipo de sonido iba de lujo y el técnico sabía cómo hacerlo para que Detergente Líquido sonara de lujo. Y mi garganta se portó: pude cantar todas y cada una de las canciones, a excepción de los últimos coros de demasiado bruto, en los que me reservé para las siguientes canciones.

Volvió a ocurrir el extraño fenómeno del que fui testigo en el Contempopránea: gente a la que no conocía de nada cantando nuestras canciones. Y tal vez a ti, que me estás leyendo y tal vez no me conozcas, te parezca raro que diga esto. “Eres cantante de un grupo, claro que hay gente que se sabe las canciones”, dirás, y yo repetiré que yo acabo de llegar, que soy una más, y que aún no me acostumbro a esto, y mucho menos a lo que vino después, cuando nos bajamos del escenario.

A lo largo del concierto se fue acercando cada vez más gente. Incluso vi a una pareja llegar corriendo desde dios sabe dónde, abrirse paso hasta la primera fila y ponerse a bailar como locos con nuestra música. Aprovechando que mi voz parecía totalmente recuperada, me dejé llevar y me lo pasé genial, cantando, bailando, y viendo a la gente hacer lo mismo, señalando a aquel chaval al fondo que no paraba de cantar entre el público con el pañuelo rojo en la cabeza cuando canto “un disco bueno que algún chaval se podrá poner a escuchar”, y al publico que lo está dando todo junto al escenario cuando cantamos eso de “es el publico borracho que no entiende de arte”.

IMG_20160812_182203

Terminamos el concierto y nos dimos la enhorabuena entre nosotros, había sonado muy bien y nos lo habíamos pasado estupendamente, que al fin y al cabo es la razón por la que hacemos esto. Bajo del escenario al backstage, donde hemos dejado nuestras cosas, pero vienen a decirme que salga fuera, que hay gente esperándonos. Y yo supongo que son amigos que han venido al Sonorama y vienen a saludar…nada de eso: son algunos de los que estaban abajo bailando, ¡quieren que les firmemos el disco!.

Mientras estábamos charlando y firmando, y echándonos fotos con todos los que allí estaban, empezaron a tocar Maldivas, un grupo con muy buen rollo.

Maldivas
Maldivas en concierto

Por la noche tocaba recinto principal. Allí sí que fue difícil elegir qué comer, entre tanto puesto con comida riquísima.

Vimos los conciertos de The Hives y Love of Lesbian, y nos tuvimos que retirar por que el cuerpo ya no daba para más.

Al día siguiente teníamos planeados muchos más conciertos, entre ellos el de Mucho, con el que coincidimos en la sesión Telescópica.

Por desgracia un asunto familiar nos llevó a emprender el camino de vuelta a Cádiz al día siguiente.

Así que esto fue todo de mi Sonorama Ribera. Espero poder contaros mucho más de este festival el próximo año.

Y si habéis llegado hasta aquí, ¡felicidades! os habéis leído enterito el post más tocho de este blog XD

 

 

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Todo mi Sonorama 2016

  1. “Incluso vi a una pareja llegar corriendo desde dios sabe dónde, abrirse paso hasta la primera fila y ponerse a bailar como locos con nuestra música.”
    Soy uno de estos dos. Me lo pasé pipa 🙂 espero que vengáis pronto a Galicia y sigáis haciendo música. Y que sigáis siendo tan majos como en esa minifirma de discos que improvisamos al acabar.
    Un abrazo fuerte Nuria 🙂

    Me gusta

    1. Hola Luis! Nos encantaría tocar por galicia también, pero sobre todo nos encanta que haya gente como vosotros que disfrute tanto con nuestra música, que para eso la hacemos. Nos hizo mucha ilusión firmaros esos discos. Seguid bailando con esas ganas! Un abrazo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s